miércoles, 8 de mayo de 2013

Estados Unidos comenzará a cobrar impuestos por las ventas online


¿Compraste por Internet en Estados Unidos recientemente? ¿Sabías que no pagaste impuestos por esa compra? El Senado de Estados Unidos aprobó esta semana un proyecto que pretende empezar a cobrar impuestos por las ventas que se realizan a través de Internet.
Técnicamente las ventas online no están exentas de impuestos, sino que las personas debían estimar cuánto habían comprado online en su declaración de impuestos y pagar lo que debían, pero rara vez alguien hacía esto, con lo que grandes tiendas como Amazon o eBay no son fuentes de ingresos fiscales.
Al ser un país federal, los impuestos son diferentes en cada estado, lo que representa una problemática para las empresas, ya que para cobrar los gravámenes, deben llevar un registro de qué cosas tienen qué tipo de impuesto en cada uno de los estados. En 1992, se determinó que las empresas sólo debían cobrar los impuestos en los lugares donde tuviesen presencia física, provocando que en la mayor parte del país las cosas se vendan sin impuestos a través de Internet.
Con el paso del tiempo, sin embargo, las tiendas online han crecido enormemente, aumentando la cantidad de impuestos que no se están pagando. Según un cálculo de los legisladores estadounidenses, los estados perdieron en 2012 USD$23.000 millones en impuestos que no fueron recolectados producto de ventas online.
De acuerdo a los que defienden el proyecto, software actual podría facilitar el proceso de determinar qué impuestos se deben cobrar en cada lugar, permitiendo a las empresas recolectarlos y pagarlos. Los estados tendrían que entregar el software gratis a las tiendas para ayudarles a calcular los impuestos en cada estado donde vivan los compradores. Además se deberá establecer una entidad única que reciba todos los impuestos desde Internet, para que la empresa no tenga que pagar a 50 estados diferentes.
Si el proyecto se aprueba – todavía debe pasar por la Cámara de Diputados y luego debe ser promulgado por el presidente Barack Obama – lo más probable es que tu próxima compra online en Estados Unidos sea ligeramente más cara, ya que deberás sumar un impuesto. El gravamen se cobra según el Estado hacia donde fue enviado el producto – si tienes una casilla, al lugar donde esté ubicada. Para tener en cuenta, Alaska, Montana, Delaware, New Hampshire y Oregon no cobran impuesto a las ventas.
No tenemos claro cómo funcionarían las compras que son enviadas al extranjero, pero los detalles seguro aparecerán más adelante.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada